Annelie, vive en Berlín, es alumna de estudios infantiles aplicados y trabaja en una guardería.

La urticaria crónica espontánea (UCE) de Annelie apareció súbitamente un Día del padre hace 2 años. Ha notado que la picazón es peor cuando se le dificulta distraerse y dejar de rascarse. Hay momentos en que su piel se lacera y su enfermedad empeora y se hace más evidente.

Acostumbraba a ocultar su piel con varias prendas de vestir y ya no lo hace. Con su optimismo juvenil, Annelie muestra al mundo que no existe mejor representación de la belleza que alguien que no le teme a ser auténtico.