< Ver Todos Los Articulos De Psoriasis y Urticaria

El Sexo y las Afecciones de la Piel

Explorar el vínculo entre el sexo y su piel

S-e-x-o. Esta palabra de cuatro letras puede hacer que muchos se sonrojen y, de hecho, es posible que esté intentando leer este artículo en secreto, esperando que la persona sentada a su lado no lo vea. Pero no hay necesidad de ser tímido porque estamos aquí para aclarar las dudas acerca de lo que sucede a puertas cerradas, cuando el sexo y las afecciones de la piel se juntan.

En un estudio reciente1, cerca de un tercio de las personas con psoriasis y artritis psoriásica dice que su afección de la piel afecta su vida sexual. De forma relacionada, un estudio de personas que viven con urticaria crónica reveló que ellos perciben que tienen más dificultad para llegar a la excitación sexual que quienes no están afrontando una frustrante afección de la piel.2 El impacto de estos desafíos puede extenderse mucho más allá del dormitorio, y claramente vale la pena hablarlo.

Así pues, despójese de esas inhibiciones y hablemos sobre sexo.

Mantenga las cosas en perspectiva

Lidiar con relaciones e intimidad puede ser difícil para cualquiera, con o sin una afección de la piel. Sin embargo, sentirse seguro y (afrontémoslo) sexy, puede ser casi imposible cuando su piel está colorada e inflamada.

Cuando se trata de quitarse la ropa, todos tienen reservas. Es posible que su pareja también se sienta cohibida respecto a su propio cuerpo. La intimidad significa algo diferente para cada persona, pero si está a punto de dar ese paso con su pareja por primera vez, podría ser útil hablar sobre su afección de antemano, y también ofrecerle la oportunidad de conversar sobre cualquier duda. Sobra decir que si alguien lo rechaza por revelar su afección de la piel, entonces no se merece su tiempo.

Converse con su médico

Con la psoriasis y la urticaria pueden surgir muchos problemas: físicos, emocionales y todos los estados intermedios, y mucha gente lucha con la de lidiar con estos problemas cuando suceden. Tenga en cuenta que casi la mitad de las personas que vive con psoriasis dice que su libido ha disminuido desde que desarrollaron síntomas.3 A su vez, también sabemos que las afecciones de la piel pueden causar estragos en el estado de ánimo, y el mal humor puede disminuir su deseo sexual.4

Es fácil ver que esto podría convertirse en un problema y, si es algo que le preocupa, hable con su médico. Él puede recomendar ver a un terapeuta para hablar sobre cualquier inquietud que tenga sobre la intimidad o cualquier otro problema que pudiera impactar su bienestar emocional. ¿Está teniendo problemas con su autoestima? Su terapeuta podría ayudarlo a determinar la mejor manera de afrontarlo. ¿No está seguro sobre su nueva relación? Es posible que pueda ayudarlo a analizar los aspectos positivos y negativos de su potencial pareja.

Puede hablar de cualquier cosa con sus médicos. La consulta, como el dormitorio, debería ser una zona libre de prejuicios.

Suba el tono...

Para algunas personas, la piel inflamada no solo hace que teman el sexo, sino que puede ser realmente doloroso, particularmente si se ven afectados los genitales. Tanto la psoriasis5 como la urticaria6 pueden afectar la piel alrededor de la entrepierna, lo que causa incomodidad durante las relaciones sexuales. Según un estudio, las personas cuyos genitales se vieron afectados por la psoriasis tenían más probabilidad de evitar el sexo, incluso en relaciones largas.7 Hable abiertamente con su médico y su pareja sobre las maneras en que pueden sentirse más cómodos, ya sea dejándose puestas ciertas prendas, aplicándose una crema protectora u optando por posiciones que minimicen el contacto con las zonas inflamadas. También es posible que las caricias, lo masajes y la estimulación previa sean maneras excelentes para subir el tono. Tómese su tiempo para experimentar y encontrar lo que funcione mejor para usted y su pareja.

Disfrute de los beneficios del sexo

Es cierto que tener una afección de la piel podría quitarle espontaneidad al sexo, pero vale la pena perseverar. Incluso es posible que su piel se lo agradezca. Algunas investigaciones demuestran que las relaciones sexuales pueden hacerlo más fuerte ante el estrés,8 que es un desencadenante potencial de afecciones de la piel como la psoriasis y la urticaria. ¿Más sexo, menos estrés? Es una ecuación simplificada, pero dejaremos que haga lo que quiera en la intimidad.

Vivir con una afección de la piel puede estar lleno de altibajos, y agregar el sexo a la ecuación puede transformarlo en una verdadera montaña rusa. Todosnecesitamos a alguien que nos apoye, ya sea confiar en un amigo cercano o en su pareja, o hablar con su médico. Así pues, hablemos sobre sexo y no dejemos que esta palabra de cuatro letras tenga todo el poder en el dormitorio.

 

Artículos relacionados