< Ver Todos Los Articulos De Psoriasis

NamasYAY para su piel: ¿podría ayudar el yoga con las enfermedades de la piel?

Los beneficios potenciales del yoga si tiene una afección de la piel

Todos hemos visto las fotografías en las redes sociales: devotos del yoga con esbeltos cuerpos posando sin esfuerzo en paisajes ridículamente pintorescos. Pero olvídense de las extremidades torneadas y ese entorno envidiable durante un momento; ¿alguna vez han observado detenidamente su piel?

 

Es posible que la conexión entre el yoga y la piel pueda ser el resultado de algo más que un filtro de Instagram bien elegido. Las investigaciones sugieren que practicar sesiones de “Omm” de forma habitual podría beneficiar a su sistema inmune.1 Con eso en mente, ¿es posible que el yoga pueda ayudar con una afección relacionada con el sistema inmune como la psoriasis?

Antes de que corra a su estudio de yoga más cercano, tenga en cuenta que el yoga no es una manera definitiva de reducir los síntomas de la psoriasis. Hay mucho más para considerar y es importante que siempre hable con su médico si está buscando maneras de mejorar sus exacerbaciones. Dicho esto...

Comprender la conexión entre la mente y la afección de la piel

Sabemos que el estrés puede ser un potencial desencadenante de varias afecciones de la piel, incluida la psoriasis.2 Pero, ¿qué pasa con lo contrario? Las técnicas de relajación profunda, como el yoga, ¿podrían ayudar a reducir las exacerbaciones y beneficiar a su piel? Esto es lo que hemos descubierto.

Hace tiempo que se documentan los efectos desestresantes del yoga, pero hace pocos años que los científicos han comenzado a comprender el verdadero alcance de sus beneficios.3 Gracias a nuevas técnicas de diagnóstico por imágenes y métodos de pruebas sanguíneas, las investigaciones sugieren que el ejercicio tiene un profundo efecto tranquilizador sobre el sistema nervioso3 ya que ayuda a regular la química cerebral.5 La combinación de los ejercicios de estiramiento, respiración y meditación que se usan regularmente en el yoga ayuda a bajar los niveles de sustancias químicas relacionadas con el estrés (cortisol6 y adrenalina7), al mismo tiempo que ayuda a aumentar la producción de las que hacen que nos sintamos bien, como el ácido γ-aminobutírico (GABA), la serotonina y la dopamina.8

¿Por qué es importante esto? Como mencionamos anteriormente, es porque el estrés podría ser un posible desencadenante de los síntomas de la psoriasis.9 El estado tranquilizante del yoga podría ayudar a reducir el estrés y, por lo tanto, podría ayudarlos a alejarse de las exacerbaciones.

Saludos al sol para lograr una perspectiva más luminosa

Algunos sugieren que los efectos del yoga para mejorar el estado de ánimo pueden ayudar a las personas que viven con una afección de la piel a sentirse más positivas en relación a sus síntomas. Ciertos estudios han examinado este pensamiento, demostrando que las personas que realizan yoga tienden a tener una perspectiva más optimista sobre el mundo10 e incluso podrían tener mayor tolerancia al dolor.11 En concreto, esta investigación informó mejora en el sueño y en la calidad de vida, que en definitiva ayudó a fortalecer la percepción de la salud, el bienestar y la actitud.12

¿Y qué pasa con la artritis psoriásica?

Si vive con artritis psoriásica, los beneficios de movilizar articulaciones que tiene el yoga potencialmente podrían serle beneficiosos.13 Por ejemplo, nuestros amigos de PsA and Me aumentan la temperatura y se atreven con el hot yoga. Si bien esto no está comprobado, algunos miembros de la comunidad de la artritis psoriásica informan de una disminución de los dolores articulares, mejora en la flexibilidad y menores niveles de estrés cuando practican hot yoga. Lea el artículo completo sobre El hot yoga y la artritis psoriásica para obtener más información.

Vivir con una enfermedad o afección puede ser estresante en sí mismo, y un recurso que le permita mantenerse tranquilo y positivo podría marcar una gran diferencia en su estado de ánimo y, potencialmente, también en su piel. Aunque algunas personas crean firmemente en el poder de una sesión de yoga, siempre es mejor hablar con su médico antes de agregar cualquier actividad nueva a su rutina. Si recibe la aprobación para comenzar la práctica, no olvide pedirle a alguien que le tome una fotografía haciendo la postura del guerrero.

Namasté.

Artículos relacionados