Susanne vive en Alemania con su pareja, es una madre ocupada y trabaja en una clínica médica.

A Susanne se le diagnosticó urticaria crónica espontánea (UCE) hace más de 16 años. Más recientemente, duró 3 años asintomática, con solo picazón e inflamación que reaparecían súbitamente.

Susanne ha aprendido a ocultar las costras de sus piernas y a manejar la picazón incesante que afecta su concentración y habilidad para desempeñar su trabajo. Su belleza surge de la paciencia, la sabiduría y la perseverancia, que solo llegan con la experiencia.