< Ver Todos los Artículos de Psoriasis y Urticaria

¿Es Posible que el Miedo a los Efectos Secundarios Afecte sus Resultados?

¿Alguna vez leyó el folleto que viene con los medicamentos? Generalmente, es una larga lista de posibles efectos secundarios que, al leerla, puede ser suficiente para causarle ronchas a cualquier persona (algo irónico si toma el medicamento justamente para las ronchas).

Lo que sucede es que algunos de los efectos secundarios incluidos en estos folletos son poco frecuentes. Entonces, ¿por qué las compañías farmacéuticas se molestan en incluirlos? Porque la seguridad y la eficacia son cosas que se regulan de manera estricta cuando se trata de los medicamentos, y las compañías farmacéuticas se lo toman en serio. Es por eso que los medicamentos se someten a años de estudio antes de que las autoridades de salud los aprueben y garanticen que los beneficios son más que los riesgos que pueden asociarse a estos.1 Y, como puede haber notado, esto puede crear una larga lista de posibles efectos secundarios incluidos en esos folletos.

Único como un copo de nieve

¿Recuerda cuando su maestra de primaria le decía que “era único como un pequeño copo de nieve”? Bueno, tenía razón, y eso se aplica incluso al momento de tomar medicamentos. Las personas reaccionan de diferente manera a los tratamientos, y lo que les molesta a unos puede no molestarles a otros. Por ejemplo: Dos personas pueden experimentar el mismo efecto secundario cuando toman un medicamento para el dolor de cabeza (en este caso digamos que se les seca la boca) y ese efecto secundario particular puede ser tolerable para una de ellas y ser inaceptable para la otra. Es por eso que es tan importante incluir todos los efectos secundarios, para que las personas puedan tomar decisiones tan informadas como sea posible  sobre sus opciones de tratamiento. 

(Para quienes no lo saben, la mayoría de los copos de nieve son únicos e irrepetibles. Sin embargo, algunos estudios recientes muestran que siguen un camino similar.2 Pero no se preocupe, usted sigue siendo únicoJ).

Es importante comprender lo que sus medicamentos pueden estar haciéndole a su cuerpo. Entonces, ¿qué es lo primero que debe hacer en este proceso? Hablar con su médico. Su médico es quien lo ayudará a decidir si vale la pena correr los riesgos. Si bien es importante analizar los riesgos de los posibles efectos secundarios con su médico, también es importante mantener estos posibles efectos secundarios en perspectiva. Se preguntará por qué.

El efecto nocebo

Los estudios demuestran que el miedo a los efectos secundarios realmente puede aumentar las probabilidades de experimentarlos3,4 e incluso puede tener un efecto negativo en el resultado del tratamiento. Probablemente haya oído hablar del efecto placebo, también llamado “la respuesta placebo”. El efecto placebo es un fenómeno asombroso en el que un placebo (un tratamiento falso, una sustancia inactiva como el azúcar, agua destilada o solución salina) puede en ocasiones mejorar la afección de un paciente debido a que la persona tiene la expectativa de que lo ayudará. Mientras más crea una persona que se beneficiará de un tratamiento, más probable es que experimente un beneficio. También puede ocurrir lo opuesto, un fenómeno conocido como el efecto nocebo, en el que un tratamiento aprobado que un paciente toma o que se le administra se asocia a efectos secundarios dañinos o a un empeoramiento de los síntomas debido a las expectativas negativas o a la condición psicológica del paciente.5,6 Consideremos este estudio, por ejemplo: De 2026 pacientes relacionados con placebo, el 67 % de las personas que tomó un placebo experimentó al menos un efecto secundario. El 10 % de estas personas sintió que el efecto secundario era lo suficientemente malo como para interrumpir el “tratamiento”.7

Los expertos están cada vez más interesados en el efecto nocebo porque puede afectar la adherencia terapéutica, que significa en qué medida los pacientes toman los medicamentos según las indicaciones de su proveedor de atención médica.8 Después de todo, si usted le teme a un efecto secundario particular, es posible que interrumpa el tratamiento ante el mínimo signo de que hay un problema. Entonces, ¿de dónde vienen esas expectativas negativas? A veces pueden deberse a una mala experiencia con otro medicamento en el pasado,9 o quizás se deben a las experiencias de otras personas de las que ha oído o leído en Internet.10  Tenga en cuenta que si usted realmente experimenta efectos secundarios, debe informar a su médico.

Cualquiera sea el caso, es importante intentar no permitir que los preconceptos negativos lo afecten o afecten su programa de tratamiento. Recuerde que también es posible que el estrés influya en las afecciones de la piel como la psoriasis11 y la urticaria crónica espontánea (UCE),12 por eso, lo último que quiere para su tratamiento es agregar estrés a su vida. Sea honesto con su médico sobre sus inquietudes y sobre lo que más le preocupa. Juntos pueden analizar los riesgos y los beneficios del tratamiento y tomar la mejor decisión para usted.