< Ver Todos Los Articulos De Urticaria Y Psoriasis

Drama en el gimnasio: Cómo superar qué ponerse y empezar a entrenar

No deje que la psoriasis o la urticaria interrumpan su entrenamiento. Esta es la manera en que puede superar el drama y empezar a moverse en el gimnasio.

 

¿Somos nosotros o la ropa deportiva sigue achicándose, apretando más y siendo más reveladora? ¿Quién recuerda los días cuando se hacía actividad física con shorts de malla y una sudadera amplia que habíamos conseguido gratis en el recital del verano anterior? Esos días parece que ya desaparecieron y fueron reemplazados por un mundo en crecimiento de fashionistas deportivos que no tienen problema de mostrar algo de piel.

Y, no nos malinterprete, no tenemos nada en contra de la buena moda ni de mostrar un poco de piel, si vamos al caso; como dicen, si lo tienes, muéstralo. Pero, ¿qué pasa con las personas que viven con una enfermedad de la piel? El temor de mostrar ronchas, escamas o cualquier signo de un brote puede ser razón suficiente para evitar un entrenamiento o buscar cubrirse.

Pero, pensemos sobre eso durante un minuto. Si tiene psoriasis, ¿eso significa que tendrá que hacer actividad física con un chándal? ¿Y qué pasa con la urticaria? Si tiene un brote de ronchas, ¿debería estar buscando en Internet un lugar que venda un mameluco para adultos? ¡Por supuesto que no!

Así que, aclaremos las cosas. ¿La gente va a mirar? Tal vez. ¿Se dará cuenta? Posiblemente. ¿Hará comentarios? Probablemente no. Pero, lo más importante, ¿debe importarle de cualquier manera? Ni un poco.

Le guste o no, le hace bien

Todos sabemos que el ejercicio nos hace bien. Puede ayudarle a mantener su peso o bajar de peso, tonificar sus músculos, mejorar su resistencia... la lista sigue, y sigue. Emocionalmente hablando, el ejercicio puede ayudarle a aliviar el estrés, aclarar su mente y sentirse bien en general. ¿Se pregunta cómo? Cuando hace ejercicio, libera endorfinas, que naturalmente inhiben los receptores del dolor y, por lo tanto, ayudan en el manejo del mismo.1 Y, cuando siente menos dolor, ¡se siente mejor!

Pero, si tiene sobrepeso o es obeso y vive con psoriasis, el ejercicio podría tener aún más beneficios de los que podría pensar. En esta población, un estudio reciente encontró que la dieta y el ejercicio condujeron a una menor gravedad de su psoriasis en combinación con el tratamiento.2

¿Y qué pasa con la urticaria? Si bien no hay una investigación que vincule al ejercicio con el manejo de la urticaria, hacer ejercicio podría ayudar a tratar uno de los síntomas más comunes de la enfermedad: la fatiga. ¿La picazón lo mantiene despierto a la noche y hace que se sienta exhausto al día siguiente? Si bien podría parecer contradictorio hacer más cuando se siente cansancio, las investigaciones han mostrado que en los adultos jóvenes y saludables con fatiga constante, el ejercicio regular de baja intensidad podría disminuir la fatiga hasta en un 65 por ciento.3

¿Llegó el momento de mostrar algo de piel?

Entonces, si sabemos que el ejercicio es importante, ¿cómo enfrentamos al temor de frente? Eso depende de usted. ¿Opción 1? Sienta seguridad. Sienta agrado. Sienta amor. Su piel es simplemente eso... es de usted. Es una parte de quién es usted, escamas, ronchas y demás. Así que si puede juntar el coraje, luzca ese top deportivo y muestre esos shorts.

Y, si la gente mira, mátelos con una sonrisa. Si alguien pregunta qué le pasa, responda con honestidad. Y si alguien se burla de usted, le damos todo el permiso para que le de una mirada perspicaz y siga con su entrenamiento.

Pero mostrar la enfermedad de la piel no es para todos. Entonces, ¿opción 2? No, no es evitar el gimnasio por completo. Su segunda opción es hacer que la moda funcione a su favor. La mayoría de las compañías de indumentaria deportiva hacen camisetas de manga larga que no son grandes ni voluminosas. De hecho, muchas están hechas de algodón liviano y diseñadas especialmente con el ejercicio en mente. Oh, ¿y mencionamos que las calzas están de moda nuevamente? Entonces, agarre algo largo. Siempre puede arremangarlo si es valiente, o francamente, ¡si simplemente tiene mucho calor!

Encontrar su motivación

Entonces, ¿qué debe ponerse para ir el gimnasio? La respuesta es, en realidad, bastante simple. Cualquier cosa que le ayude a correr ese otro kilómetro, hacer ese otro circuito o completar esa clase de alto impacto. Cualquier cosa que le haga sentir lo suficientemente cómodo para atravesar la puerta de entrada y empezar a sudar. Y, ¿si algún otro miembro del gimnasio lo mira raro? Use eso como motivación; ahora es usted contra esa persona que lo mira raro. Trabaje más duro y durante más tiempo que ella. Sude más. Levante más peso. Demuéstrele que mientras ella está ocupada juzgando, usted está ocupado siendo asombroso.

  1. Sprouse-Blum AS, Smith G, Sugai D, Parsa FD. Understanding Endorphins and Their Importance in Pain Management. Hawaii Medical Journal. 2010;69(3):70-71. Last accessed: 11/3/15. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3104618/citedby/
  2. Diet and physical exercise in psoriasis: a randomized controlled trial. British Journal of Dermatology. L. Naldi,1,2 A. Conti,3 S. Cazzaniga,1 A. Patrizi,4 M. Pazzaglia,4 A. Lanzoni,5 L. Veneziano,5 G. Pellacani3 and the Psoriasis Emilia Romagna Study Group. http://bit.ly/1X7AVzT. Accessed 15 October 2015.
  3. A randomized controlled trial of the effect of aerobic exercise training on feelings of energy and fatigue in sedentary young adults with persistent fatigue. Puetz TW, Flowers SS, O'Connor PJ. Psychotherapy and Psychosomatics. 2008;77(3):167-74. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18277063 Accessed 15 October 2015

Artículos relacionados